Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Museo de Zamora

  • Museos Castilla y León
  • Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Museo de Zamora

Redes Sociales

Contenido principal

Retratos de Eduardo Barrón

Fecha de inicio:

8 de noviembre de 2012

Fecha de finalización:

2 de diciembre de 2012

Contacto:

  • museo.zamora@jcyl.es
  • Telefono: 980 51 61 50

Tipo de evento:

Educación, Investigación, Zamora, Cultura, Actividades culturales, Museos, Centros, aulas y yacimientos arqueológicos, Colecciones, Conservación, Exposición

Entidad organizadora:

Consejería de Cultura y Turismo

Lugar de celebración:

Museo de Zamora

Descripción:

Museo de Zamora. La conmemoración del primer centenario del fallecimiento del escultor Eduardo Barrón ha supuesto la celebración de diversas actividades entre 2011 y 2012 que en el Museo de Zamora se iniciaron con la presentación en noviembre pasado del grupo escultórico "Nerón y Séneca", depositado por el Museo del Prado.

El Ayuntamiento de Zamora ha querido concluir este año de recuerdo con un gesto especialmente simbólico, el traslado de los restos de Barrón y su depósito en el Panteón de Zamoranos Ilustres en el cementerio de San Atilano, que tendrá lugar el próximo 10 de noviembre a las 12:30 horas.

El Museo de Zamora se ha sumado a la finalización de la conmemoración exhibiendo en su exposición temporal "Nuevos datos para antiguas obras del Museo de Zamora" tres interesantes obras pictóricas, donadas por la familia Barrón, que nos acercan a su figura: su autorretrato, una copia del retrato que le hiciera Vicente Palmaroli y otro retrato más que pintara en este caso José Villegas.

El autorretrato supone la exhibición, aunque fuese para su entorno más íntimo, de todos los méritos y las dignidades alcanzadas por el hijo de un zapatero de Moraleja del Vino. Los retratos que lo flanquean, de una simplicidad absoluta y sin ningún aditamento decorativo, nos ofrecen la imagen del estudiante que llega a Roma, con todo por hacer, frente a la del hombre cansado y envejecido, a pesar de sus pocos más de cincuenta años, el mismo año de su muerte. Inicio y final humano, ligados a dos directores del Museo del Prado, institución de significado vital en su carrera profesional: Palmaroli, que es quien le facilita el ingreso como conservador y restaurador en el museo, y Villegas, director del mismo desde 1901.