Saltar al contenido principal

Acceso a otros temas jcyl.es

Página de inicio de la Junta de Castilla y León

Museos

Contacto

Acceso a otros temas jcyl.es

Museos de Castilla y León

Redes Sociales

Contenido principal

Nuevos ingresos en el Museo: "El deposito de Modubar de la Cuesta".

  • Abre una ventana o marco nuevoContactar
  • Abre una ventana o marco nuevoEnviar
  • Abre una nueva ventanaImprimir
  • Abre una nueva ventanaExportar
  • Compartir

Fecha de inicio:

3 de septiembre de 2013

Fecha de finalización:

31 de diciembre de 2013

Contacto:

  • museo.burgos@jcyl.es
  • Telefono: 947 26 58 75

Tipo de evento:

Educación, Investigación, Burgos, Cultura, Actividades culturales, Museos, Centros, aulas y yacimientos arqueológicos, Colecciones, Conservación, Exposición

Entidad organizadora:

Consejería de Cultura y Turismo. Museo de Burgos

Lugar de celebración:

Museo de Burgos

Directora: Marta Negro Cobo

Casa Miranda, C/ Miranda, 13.. - C.P.: 09002 Burgos.

947 265 875

947 276 792

http://www.museoscastillayleon.jcyl.es/museodeburgos

Descripción:

Mseo de Burgos.  La vajilla de Modubar de la Cuesta está fechada en el Bronce Medio, en los siglos XIV-XIII a.C. El descubrimiento del Campo de hoyos en el yacimiento de Llano de las Peñas se produjo con motivo de la instalación de un parque eólico. Se localizaron un total de 84 estructuras excavadas en la plataforma caliza, relacionadas con la conservación de alimentos – silos de almacenamiento y/o basureros –, vinculadas a un poblado o asentamiento al aire libre, en el entorno más inmediato, con una ocupación estacional recurrente, propias de poblaciones seminómadas dedicadas fundamentalmente al pastoreo y a la caza (jabalís y cérvidos). La producción de queso sería también una actividad importante atestiguada por la aparición de numerosos restos de queseras.

La vajilla, que se presenta en la vitrina, compuesta por 18 piezas completas, se hallaba cobijada de forma intencionada sobre una pequeña repisa, tallada en la estructura de la pared del hoyo, destinado originalmente a almacenamiento. Fue utilizado como escondrijo de la vajilla, que apareció perfectamente agrupada y ordenada, con la intención de su posterior reutilización, aunque al final parece que no fue así. La vajilla se compone de diferentes cuencos y ollitas realizados en cerámica de paredes finas, de cocción reductora, con un acabado bruñido tanto en el interior como en el exterior, sin decoración.